martes, septiembre 19, 2006

Sobre la escultura, la transcripción y la fotografía - Por Juan Camacho

Señor Pablo Batelli:

Personalmente considero el acto conversatorio como un ejercicio pleno de todas las facultades que caracterizan la escultura. Creo, -si es que vienen al caso las convicciones de fe - que en el uso de la palabra como material plástico se encuentra resumida la historia del objeto tridimensional, desde el bricolaje como objeto creado a partir de restos de acontecimientos, así como del objeto que se comporta independientemente del espacio, al igual que del objeto que transforma el espacio y en el caso particular el contexto, hasta la simple suposición como forma de escultura mental.

Como en la mayoría de las sustancias, que al cambiar de un estado a otro, es decir de un estado visible a invisible, de un estado gaseoso a uno sólido o viceversa, y en este caso particular, de un estado oral a un estado escrito, se expanden o se comprimen, la palabra conserva tales propiedades a pesar de su supuesta inmaterialidad; y no viene al caso citar como esa transformación ha podido generar semejante discusión respecto al acto de transcripción.
Todo esto es una simple introducción a mi fascinación por el acto conversatorio como forma escultórica y en consecuencia al interés que me ha generado el acto de transcripción de la palabra hablada a la palabra escrita.

Desde hace un tiempo estoy dedicado a la conversación como forma de escultura y puedo asegurarle que casi la totalidad de mis obras se hacen visibles bajo esta forma. Actualmente tengo un espacio de conversación en la red - espacio cuyo nombre es intrascendente en aras de que este texto no sea entendido como una autopromoción - , espacio al que dedico casi la totalidad del día con el único fin de esculpir con la gente.

No es la primera vez que me dedico a conversar con la gente, en ocasiones anteriores he sostenido mas de 500 conversaciones telefónicas al azar con la gente en las que he expuesto el asunto escultórico. Sin embargo, ahora que he querido documentar esas esculturas, - entendido el documento como la huella de algo que ahora esta ausente - he sido consciente de las ambigüedades que presenta el cambio de la palabra de su estado oral a su estado escrito.

La conclusión a la que he llegado, es que lo más importante es entender el acto de transcripción como una forma de documentación similar a la fotografía, y la sorpresa que me he llevado es que las pocas referencias que tengo de usted, a pesar de Google, corresponden a trabajos en los cuales se da a entender como fotógrafo. Y creo que eso es supremamente importante para entender cómo, aunque juntos hagamos lo mismo, la intención de la que se carga es diferente. Sin embargo, es esa suposición de la escultura como fotografía, la que me ha permitido llevar el acto escultórico un peldaño más allá de lo completamente obvio a otro supuestamente obvio, y es una relación equivalente a la que existe entre el fotomontaje con la escultura supuesta.

La fotografía en su forma original servía para mostrar una realidad, para documentar algo real; sin embargo, con el tiempo, la gente se dio cuenta que gracias a la fotografía se podía construir otra realidad (conste que no digo falsear la realidad) a través del fotomontaje, a tal punto que los límites entre la ficción y la realidad se han desdibujado con la tecnología actual.

Creo que la edición de la conversación es un estado válido que a diferencia de la edición, es lo más fiel a la documentación. Además, que no pero, creo que la edición es un estado más escultórico en cuanto no es reflejo de la realidad sino ventana a la construcción de otra realidad.
El punto es, que su visión de la transcripción va más allá de una mera documentación y que creo que aquellos que no están de acuerdo deben tomar conciencia de que usted no es un escultor sino un fotógrafo, y que sin embargo puede (y podemos) desempeñarnos en ambos ámbitos sin que se afecten los hechos más que el pensamiento.
En todo caso, y de ser posible, me gustaría saber que piensa usted al respecto y de ser posible generar un objeto tridimental que sea fotografiado.
Adicionalmente, he tomado conciencia sobren cierto tipo de escultura gaseosa, y su fisicidad, de la cuál le comentaré después si así usted lo requiere.

Juan Camacho
ESCULTOR